in , ,

Huáscar y Atahualpa protagonizaron la primera pelea por el terreno de los abuelos

Síguenos en FacebookTwitterInstagram y Hi5.

Según un reciente estudio de la Asociación de Estudios Astrales (AEA), los antiguos peruanos formaron las bases de la sociedad actual no solo porque construyeron las primeras grandes ciudades, templos o porque conquistaron vastos territorios, sino también porque protagonizaron las primeras escenas de cualquier tenenovela o drama cotidiano de cualquier familia.

En este caso, la AEA destacó que los hermanos Huáscar y Atahualpa, quienes –según nuestros principales historiadores– se disputaron la corona del imperio incaico para continuar con la estirpe conquistadora, en realidad se pelearon por algo más simple: por el terreno de los abuelos.

Armando Motta, líder del equipo de investigación y mototaxista en Canto Grande, destaca que la pelea entre los hermanos nació porque el padre de ambos, Huayna Cápac, nunca dijo claramente a quién le dejaba Machu Picchu, Sacsayhuamán, las minas Conga y los ricolinos baños termales de Cajamarca antes de morir de viruela. Ante la incertidumbre, Atahualpa se atribuyó dichos derechos hereditarios porque era el más cercano a su padre en las batallas y, además, porque ambos eran hinchas de UTC, del manjar blanco, las rosquitas cajamarquinas y el caldo verde.

Sin embargo, Huáscar no se quedó atrás porque –si bien conocía el apego entre su padre y Atahualpa– consideraba que tanto Machu Picchu y los demás templos importantes como el Templo del Sol, Templo de la Luna y la discoteca Mama África del Cusco eran obra del abuelo Sapa Inca Túpac Yupanqui, a quien consideraba el verdadero artífice de la riqueza porque, además, él era quien inició la conquista del norte, empezando por Fiori, Los Olivos y Puente Piedra.

Debido a esta nueva visión de Huáscar, el abuelo debía ser quien decida, pero como ya estaba muerto no había otra solución que la guerra o jugar todo en la tómbola con cuy negro. Sin embargo, Huáscar tenía muy mala suerte en la tómbola, La Tinka y en Te Apuesto, por lo que decidieron el inicio del enfrentamiento bélico. El fútbol quedó también descartado, porque todavía no lo habían inventado, pero todo bien pudo resolverse con una pichanga entre Cienciano del Cusco y UTC de Cajamarca.

La guerra había empezado y cada hermano tuvo apoyo familiar de los primos más cercanos, de los hermanastros y de los tíos venenosos que decían “tú siempre fuiste el favorito del abuelo, no cedas nada”. El asunto es que entre tanta pelea por los terrenos del abuelo, ambos perdieron fuerzas y ya sabemos lo que pasó luego: Atahualpa ganó y se quedó con todo, sin necesidad de ir al Tribunal Constitucional o pedir apoyo al fujimorismo.  

Lo que vino después es historia conocida: llegaron los españoles, se unieron a los chancas, cañaris y otras familias resentidas con el imperio, capturaron a Atahualpa, compraron a Reimond Manco para UTC, nunca dejaron que Conga vaya y Gregorio Santos fue elegido gobernador regional de Cajamarca. Hasta el cierre de esta edición, Héctor Becerril dijo que debía estar preso pero tenía inmunidad parlamentaria.

Ampliación, cuando terminemos de comer sopa de chochoca.

Comentarios Facebook

Miembros del Tribunal Constitucional serán elegidos en una Batalla de los Gallos

Fanático de Friends sufre colapso al intentar entender un chiste Les Luthiers