in ,

“Me dijo que es animalista. Los perros se le pegan, sí, pero de Alerta Aeropuerto”

La doctora Sincorazón responde a un nuevo caso del clásico novio fumón y pericotero.

Estimada doctora, soy Rosa, pero me dicen Rosita, aunque mi mamá prefiere llamarme “La hija monse”.

En esta ocasión le escribo porque tengo una disyuntiva. Tengo un novio al cual quiero mucho porque es lindo conmigo. Es detallista, me engríe siempre con flores, chocolates, salidas al cine y hasta me lleva a sitios exclusivos. Es un romántico, pero tiene un problema: creo que es fumón y encima vende droga.

¿Cómo empecé a sospechar? Si bien lo conocí con dreads y fanático de la música reggae, nunca sospeché nada, ni siquiera porque me dijo que era ingeniero Forestal o que había llevado dos ciclos de Comunicaciones en la Universidad de Lima. Lo que pasa es que yo creo en la palabra de la gente, todavía tengo fe en la humanidad.

Bueno, empecé a sospechar cuando me dijo que era amante de los animales, pero nunca lo vi con gato, perro o algún loro en su extenso jardín. Además una vez pateó a mi perro porque pensó que lo iba a morder y mi perrito es un chihuahua inofensivo. En fin. La cosa es que me dijo eso de que amaba a los animales justo cuando me fue a dejar al aeropuerto la semana pasada.

Apenas llegamos, todos los perros de la Dirandro y del programa Alerta Aeropuerto se le acercaban. Al principio yo pensé que era un imán para mascotas por su cara de noble persona, pero luego fueron acercándose también los policías y las cámaras de televisión. Ese día él me dijo que tenía que recoger a su tía del hospital y se fue corriendo y me dejó cargando mi maleta de 40 kilos. Pero lo comprendí enteramente.

La segunda vez fue cuando regresé de viaje. Le dije que me esperara y apenas se asomó a la puerta diez perros salieron a su encuentro, como si fuese su amo. Él solo los acarició mientras los perros lo olfateaban como adictos. En esa ocasión la policía le dijo que lo acompañe a una oficina oscura y yo esperé afuera con paciencia. Si bien demoró unas 4 horas, él salió libre, sin problemas porque no le encontraron nada. Al menos eso me contó mientras le sacaban las esposas.

Ahora, doctora, le he pedido que me acompañe nuevamente al aeropuerto, pero ya no quiere hacerlo. Me ha puesto mil excusas, entre ellas que su abuela ha fallecido y yo sé que sí, pero hace cinco años. Me da miedo doctora, me da miedo que nuestra relación se acabe porque nunca nadie me ha querido como él, a pesar de que a veces no se baña. Yo sé que es inocente, pero a veces también tengo mis dudas. Dígame doctora, ¿qué hago en este momento? Me siento angustiada.

Respuesta:

Oe de verdad eres la hija monse, ¿no? Ese on es marihuanero de aquellos, hasta aquí huele. Seguro también es pericotero, de hecho. Te recomiendo buscar una nueva pareja y buscar un oftalmólogo porque parece que andas mal de la vista, hijita. Ya, pasa no más, millennial. Ya me malograste mi hora del pisco puro.

Comentarios Facebook

Como cada año: ONG caviar presentó informe sobre la pobreza en el hotel Marriot

Conoce el medio colombiano de noticias falsas con mayor credibilidad e influencia