in ,

Huancaíno intentó suicidarse tomando agua porque le prohibieron el alcohol

Sujeto casi muere intoxicado porque, para un huancaíno, el agua potable y todo aquello que no tiene alcohol es veneno. Ya se está recuperando y está casi listo para una palpa.

Huancaíno durmiendo la siesta después del trabajo, en Do menor sostenido. Foto referencial y preferencial.

Un huancaíno descendiente de la provincia de Chupaca (Junín –interior del país, o sea, fuera de Lima y más allá de La Molina–) se quiso quitar la única vida que tenía porque no soportó que lo priven por dos días de lo que él más quiere en “esta vida que se ha hecho para vivirla hasta las 9 de la mañana para ir directo a tomar caldo de cabeza con mote y luego llamar al teléfono fijo de mi ex sin importar que conteste su esposo”.

Sí, al huancaíno le prohibieron por ley que deje el alcohol por dos días. Según El Cuarto Juzgado Civil de la Provincia de Chupaca y Anexos, esta sentencia fue debido a que por tercera vez afirmó que en Puno se toma más alcohol que en Huancayo, lo cual enojó a muchos huancaínos que lo persiguieron por toda la avenida Huancavelica para bailar huaylash sobre tu espalda.

Debido al escándalo que provocó, la Policía Nacional logró capturarlo después de perseguirlo con cinco patrulleros y un carrito de calientito. “Logramos intervenir al sujeto pese a que estábamos ebrios”, logró balbucear un agente del orden mientras vomitaba sobre su máquina de escribir.

El sedicioso, de nombre Armando Chongoyape, fue llevado a la carceleta del Poder Judicial de Huancayo, que funciona al lado de una cantina, y puesto a disposición de la Fiscalía. Luego, después de unos tragos entre el Fiscal, Juez y los familiares del detenido, fue sentenciado a dos días sin chupar.

Al conocer su sentencia, el sujeto en cuestión pidió permiso para ir al baño. Cuando demoró más de diez minutos, los agentes fueron a buscarlo y lo encontraron bebiendo agua del caño, llorando, gritando que deseaba morir antes de dejar el alcohol. Armando fue alejado del agua a tiempo, pero ya estaba intoxicado, casi a punto de morir, lo cual motivó que el juez y el fiscal pidan dos cajas más a su salud. Cuando se acabó la chela recién fue llevado al hospital.

Armando Chongoyape casi muere, pero según reportes médicos felizmente ya se está recuperando luego de que uno de los doctores le invitó una cerveza bien helada y pisco de moro para que se recupere y esté listo para una palpa que se celebrará hoy mismo.

Cabe destacar que si moría, el sujeto iba a ser enterrado debajo de una yunza y, durante el cortejo fúnebre cantaría Gisela Lavado, la “Princesa Acollina”, la única mujer que canta con más alcohol que sangre en el organismo. Seguiremos chupando.

Comentarios Facebook

San Valentín: Fujimorista y chavista reconocen que son el uno para el otro

Xenófobo exige la construcción de un muro en la frontera Perú-Venezuela