in ,

Alarma número 25 de celular aún no logra despertar a un alumno de la USIL

Según sus padres, han intentando de todo para levantarlo, hasta han llamado a un veterinario, pero sigue durmiendo.

Consternación, desolación y hambre ha causado el caso de un alumno de la Universidad San Ignacio de Loyola (USIL), quien pese a estar en finales ha mostrado poco interés en su vida universitaria y en su vida en general, como casi la mayoría de sus compañeros.

Resulta que este joven, cuyo nombre no revelaremos por seguridad, aún no se despierta ni a tomar su desayuno pese a que ya sonó su alarma número 25.

Según su empleada doméstica, “antes el niño se levantaba temprano, a las 10 de la mañana, pero mientras más avanzaba en su universidad, se despertaba más tarde, como a las 9 de la noche, listo para volver a dormir”.

Según fuentes policiales, los padres del muchacho le han prometido de todo para que se levante, como una maestría en Inglaterra o un auto nuevo, pero el joven dice “cinco minutos más” y pasan las horas.

[Tú que madrugas, pero nadie te ayuda, síguenos en Twitter: @ULnoticia]

Quisimos comprobar qué tan vago es este alumno, y cuando llegamos a su casa, ya estaba por su alarma número 50, por lo cual sus padres han tenido que llamar a los bomberos y hasta a los veterinarios.

Al cierre de esta nota, dejamos a los padres haciendo sonar una vuvuzela en la oreja del joven, pero este seguía jateando. Ya va por la alarma número 85. Seguiremos durmiendo.

Comentarios Facebook

“Soy influencer pero el cobrador de combi no me hace caso y me deja en otro paradero”

Desesperado: Alan García también habría pedido asilo a Costa Rica y Arequipa