in ,

Para ayudar emocionalmente, joven crea personaje Osito Huancayo

A diferencia de Osito Lima, el Osito Huancayo regala cerveza, pachamanca y te zapatea un huaylarsh.

 

Ya era hora. Luego del éxito de Osito Lima, un joven huancaíno se animó a sacar la competencia para ayudar de verdad. El nuevo personaje se llama Osito Huancayo, un ser que tiene como fin ponerte feliz de verdad con lo que más extrañas luego de vivir encerrado.

Según el creador, cyua identidad guardaremos en reserva, el Osito Huancayo no te regala plata porque eso es muy fácil, porque plata puede regalar cualquiera que tenga plata. “Lo que yo busco es colaborar con los peruanos emocionalmente, y lo hago regalando cajas de chela, pachamanca, además te zapateo un rico huaylarsh para que recuerdes tus fiestas patronales y, si no es suficiente, te dicto un curso de Neuromárketing para que reactives tu negocio o armes un nuevo emprendimiento”, dijo el Osito Huancayo mientras nos regalaba una caja de chelas al tiempo.

Según comprobamos, el Osito Huancayo no te dice «Eres importante», «Eres especial y te quiero» o «Nunca renuncies a tu sueño», sino te dice cosas más útiles como «Oe chupa pe, lleno, lleno», «Después viene la bajada», «Si hay resaca, mañana un caldo de cabeza» y «En márketing es importante el valor agregado para destruir a tu competencia».

“Si me caes bien, incluso me tomo la caja de chelas contigo y cavamos un hueco para hacer la pachamanca. La idea es pasarla bien. Eso sí, yo no grabo lo que hago porque esto lo hago con el único propósito de ser útil y no para ser famoso en Tin Ton o como sea que se llame esa red social”, dijo el Osito Huancayo.

Al cierre de esta nota, vimos cómo el Osito Huancayo contrataba una orquesta huancaína para llevar fiesta a una familia que no la pasa bien en esta cuarentena. Nosotros nos ofrecimos a llamar a serenazgo. Seguiremos marcando.

Comentarios Facebook

Funeraria propone que Ministerio de Educación compre las vacunas a Rusia

Mientras encuentran a Annabelle, Museo Warren coloca una fotografía de Rosa María Bartra