in

Progre sufre terrible depresión porque hoy no se ha indignado por nada en Facebook

Simplemente su vida no tiene sentido. Con esta frase, un progre ha resumido frustrada existencia el día de hoy.

Como todos los días, fue despertado por el ringtone rockero indie de normandía del despertador de su celular. Esperaba hoy también teclear sin descanso, dejar testamentos larguísimos en páginas de memes y portales periodísticos, corregir la moral y comportamiento de la gente, en resumidas cuentas: continuar con la difícil cruzada de reprender a las personas porque solo él tiene la razón y este mundo ya no da para risas, ni ambigüedades.

Desde su esmarfón, entró primero a Wayka para pelearse con los troles y perfiles falsos. “Cómo es posible que se burlen del feminismo, los niños con anemia en Puno y la gente que solo come lechugas”, escribió muy enojado. Sin embargo, todas las publicaciones políticamente correctas eran correspondidas por comentarios y memes políticamente correctos. Nadie le daba la contra.

Incrédulo, decidió retar a su destino: fue a la página de Facebook de El Comercio. Buscó comentarios de las personas próvida y “Con mis hijos no te metas”, pero esos troles, al parecer, estaban en su feriado particular. El joven millenial entonces mandó un inbox breve a dicho medio periodístico: “Cómo es posible que hoy sus publicaciones no defiendan los derechos y libertades de la gente, ya han vuelto a ser ese periódico conservador, machista, nihilista, comeperritos abandonados y torturadores de gatos”, escribió al borde de las lágrimas.

Decidido a no perder batallas, fue a visitar los dos últimos bastiones de trolles de la derecha rancia conservadora peruana: Blog Catarsis y Harakiri y El Manifiesto de Víctor Ponce. Nuestro joven millenial se creía un kamikaze. Ya a esas alturas de la mañana, no haberse peleado con nadie, le tenía sumido en la desesperación.

Por el contrario, ocurrió lo impensado, lo que nadie esperaba, era casi como esperar que un par de neuronas realicen sinapsis en el cerebro de Becerril: cuando escribió un comentario políticamente correcto afín con el feminismo, el aborto libre, el poliamor, la defensa de la chía y los arándanos orgánicos, nadie le respondió. Es más, hasta Victor Ponce mismo le dio la razón y le quiso dar la etiqueta de fan destacado.

Ya para el mediodía, nuestro progre, estaba en un rincón de su habitación escuchando las mismas canciones de grupos políticamente correctos para sobrellevar su depresión. Incluso sus padres, totalmente compadecidos, ya habían llamado a la Doctora Cachetada para que atienda a su hijo teclero. Terrible, indignémonos por memes.

Comentarios Facebook

Al no poder con el clima, Senamhi intentará adivinar la Tinka y Ganagol

Nueva ley autoriza cobrar por los favores que piden los inútiles de tu oficina