in ,

Luego de declaraciones homofóbicas, el urólogo de Phillip Butters teme por su vida

Yo le metí el dedo. Esa frase puede resumir el trato entre Phillip Butters, despedido ayer de Willax, y su urólogo personal, el Dr. Aníbal Nunez Ortega (A.N.O).

Sin embargo, el galeno se encuentra en la clandestinidad, ya que, las declaraciones extremadamente homofóbicas, le han causado temor. Tanto que la bancada fujimorista parece un colectivo lgtb a su lado. De saber que era homofóbico, lo mandaba a otro médico con mano pequeña, pues yo calzo 45, aseguró mientras se mordía los labios al vernos.

«El señor venía todos los fines de semana para su examen de próstata, me obligaba a ponerme un anillo para asegurar la fricción, yo solo cumplía órdenes, ahora temo por mi vida», aseguró Aníbal mientras nos enseñaba su mano, porque ese orificio posee una maldición tenebrosa:

Al cierre de esta nota, el médico pide a Felipe que afloje el asterisco, que suelte la almeja, que relaje el anís, porque las metidas de dedo fueron con fines netamente de salud.

Comentarios Facebook

Macho alfa advierte que dejará de escuchar Zaperoko si no echan a la Pantera Rosa

FIFA quitará televisores a quienes insistan con el pésimo chiste del VAR y el BAR